Plan de Negocio: Arma Tu Plan en 5 Pasos

Publicado por

Tener una buena idea o proyecto para materializarlo en un emprendimiento no es suficiente para garantizar su éxito. Para lograrlo es necesario contar con un buen plan de negocio que te dé estructura y una línea de seguimiento que te guíe.

Tomar la decisión de embarcarte en una aventura sin respaldo, ni guías, ni un plan de ataque, puede llevarte a que caigas directo en picada.

Se trata de un paso sencillo, solo tienes que sentarte a meditar cómo vas a proceder y contar los recursos que tienes disponibles.

Puede ser muy emocionante fantasear y dejarse llevar por aquellas imágenes que acuden a tu mente, pero si no pisas tierra tu verdadero negocio será más efímero que un sueño.

¿Qué es un plan de negocio?

Un plan de negocio es un documento donde se especifica la información esencial de tu empresa.  Explica cuál es la finalidad del negocio, cuáles son sus objetivos y las herramientas con las que se cuenta para llegar a ellos.

A partir de del plan de negocio es que defines la base de tu proyecto y el nivel de organización que debes adquirir para lograr las metas planteadas.

Además es una buena oportunidad para que concretes cuál es tu misión, visión, si ofreces productos o servicios y, obviamente, quienes serán tus consumidores.

Importancia de un plan de negocio

El plan de negocio es fundamental para que conozcas la capacidad que tienes como empresa y la importancia que quieres lograr en el segmento de mercado que deseas abarcar.

El plan de negocios te permite tomar un proyecto en su punto de inicio y convertirlo en algo más maduro que genere frutos a larga. Te permite tomar en serio tu propio negocio y trasmitir esa energía a los demás Clic para tuitear

Esta es tu oportunidad para estructurar los puntos claves de tu empresa, su identidad, sus recursos, sus objetivos y el mercado potencial al que pertenece, además de precisar las estrategias para poner en marcha tu proyecto.

Debes plantearte en este plan de negocios la trayectoria del sector que abarca tu negocio. ¿Cómo se encuentra esta área actualmente? ¿En que situación crees que se encuentre en algunos años? Determina además cual es tu target y cómo llegar hasta ellos a través de las vías de comunicación que tu definas.

Además es una presentación para tus socios, clientes y compañeros de trabajo, para que a partir de ello decidan si depositan o no su confianza en ti y en tu proyecto. Esta es una de las maneras más eficientes de sacar adelante un negocio.

A pesar de todo esto, debes tomar en cuenta que aunque un plan de negocio esté muy bien hecho, ese no es el único elemento para garantizar que alcanzarás el éxito. Sin embargo, es un excelente punto de arranque y una buena forma de enfrentarse a la realidad de tu negocio; con ello hay mayores probabilidades de lograr tu meta.

La importancia de un Plan de Negocio

Objetivos del plan de negocio

  • Mantener los pies sobre la tierra. Te otorga una visión de la realidad objetiva y te conecta con tus intenciones a nivel emocional. ¿Qué es lo que te apasiona del proyecto?

¿A los demás les gustará tanto que se volverán clientes fieles y socios competentes? El plan de negocio te ayuda a entender la manera correcta de vender tu idea ante los demás.

  • Asegurar inversores futuros para la compañía. Los socios e inversores confiarán su dinero a un proyecto que sea viable y tenga futuro. A muchos les produce desconfianza una idea nueva sin sustentación.
Dale credibilidad a tu proyecto con un plan de negocios sólido, que le dé la garantía a los demás de que sabes en dónde te estás metiendo y por qué lo haces. Cualquier fuente de préstamo necesita pruebas de tu diligencia. Clic para tuitear
  • Logra motivarte. No solo se trata de un plan de acción para motivar a tus seguidores, socios y trabajadores, sino a ti mismo. Ver tus ideas planteadas de forma seria en el papel te hará sentir seguro y con la fuerza para sumergirte en el proyecto.

Muchas veces tus ilusiones te mantienen en el aire y te impiden concretar acciones, dando paso a la frustración y, otras veces, a la desmotivación que puede dar pie al fracaso. ¡Mente positiva y manos a la obra!

  • Contar los recursos y asumir riesgos. Se debe partir por el hecho de que la inversión de tu tiempo en este negocio es un recurso que debes administrar muy bien.

Sé consiente de cuál es tu capital humano y los riesgos que estás tomando al llevar a cabo el proyecto. Recuerda que tú eres el responsable de tus decisiones y del futuro de tu emprendimiento.

Estructura de un plan de negocio

Para sostener tu idea a lo largo del tiempo necesitas una columna vertebral, independientemente del proyecto que se trate. Aquí algunas estructuras básicas:

  • Estructura ideológica. Se trata de la idea y alma de la empresa. Esta es tu oportunidad para presentar tu pasión por el proyecto que has creado en tu mente y explicarles a todos qué pretendes lograr con él.

Aquí presentas el nombre de tu empresa, misión, visión, valores, ventajas en comparación a la competencia, compromiso, capacidades y tu carácter como empresa.

  • Estructura del entorno. Este sistema es más realista y se basa en experiencias. Analiza quiénes son tus competidores y cómo han sido las ventas de los productos similares a los que tú pretendes ofertar.

Hazte preguntas como:

  1. ¿Quiénes compran el producto o servicio que quieres ofrecer?
  2. ¿Con qué frecuencia lo hacen?
  3. ¿Qué tan grande es el sector que buscas abarcar dentro del mercado?
  4. ¿Quiénes conforman tu competencia?

Aquí se debe incluir un análisis FODA. Esta sección es indispensable para tomar en cuenta todo tipo de variables. Dentro de esta metodología te sinceras, planteas y desarrollas las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de tu empresa.

  • Estructura mecánica. Se trata de la agenda con resultados tangibles. Aquí diseñas las estrategias para lograr tus objetivos planteados. Esto incluye:
  1. Personal que va a trabajar en tu empresa y qué actividades va a desarrollar cada uno
  2. Tiempos en los que se va a desarrollar cada actividad
  3. Medios por los que se va a dar a conocer tu producto o servicio
  • Estructura financiera. Esta es considerada la más difícil, es también la única que te garantiza la viabilidad del proyecto.

Aquí estableces un flujo de caja, balance general, análisis de punto de equilibrio, estudio de los diferentes escenarios en los cuales se puede ver comprometida tu empresa y cómo te afectará tu bolsillo.

Plan de negocio paso a paso

Paso 1: Precisa las razones por las cuales quieres formar un negocio

Es fácil divagar y ver posibilidades en lugares poco explorados puede ser muy enriquecedor. Sin embargo, enfócate en averiguar qué es lo que te motiva a crear tu empresa, decide hacia dónde te diriges y dónde te quieres ver dentro de cinco años.

Paso 2: Concreta el marketing y la imagen de tu negocio

Antes de adentrarte a cualquier tipo de aventura debes tantear el terreno. ¿Te gusta el área de venta de productos de belleza para mujeres? Entonces analiza cómo se comporta ese mercado y cuáles son sus antecedentes.

Luego tienes que realizar un branding que te dé una personalidad como marca dentro del medio y te haga auténtico. Publicita y promociona tu empresa ante todos. Haz que se enteren de que existes y propones cosas grandiosas.

Paso 3: Determina los aspectos prácticos

¿Dónde va  a estar ubicado tu negocio? Piensa si quieres tiendas físicas o si solo ofrecerás tus productos o servicios a través de internet. Además, toma en cuenta el nivel de producción que buscas y cómo lo vas comercializar.

No te cohíbas en seguir el ejemplo de las compañías con más experiencia. Si eres creativo y con una mente innovadora, más adelante puedes crear nuevas opciones que te distingan. Por ahora solo trata de surgir en el mercado y mantenerte.

Paso 4: Maneja una correcta contabilidad

Tienes que ser lo más acertado en este paso pues no puedes hacer cuentas con números ficticios. Guiarte por lo que te recomiendan los demás no tiene sentido si a la hora de la verdad terminas gastando mucho más de lo debido.

Si elaboras una planeación financiera podrás calcular cuáles serán tus gastos basándote en tu propia investigación.

Tu capital inicial debe incluir activos fijos, gastos administrativos y gastos operativos.

Paso 5: No es tan malo comparar después de todo

Debes descubrir cuáles son tus diferencias a nivel financiero en relación a tu competencia más cercana. Esta es la manera como te darás cuenta de cuáles son tus fortalezas y debilidades.

Conclusiones

Ir a la guerra sin una estrategia es antecedente de un acto suicida. Analiza cuáles son los pasos que debes seguir antes de introducirte en el mercado, pero tampoco te quedes en ese estado pensativo por mucho tiempo.

Es natural que tus sueños e ilusiones te nublen la mente por un momento y que sientas que tu proyecto será el más reconocido por toda la sociedad. Sin embargo, ¿qué tan realista es eso?

Pon en una balanza tus opciones y recursos, busca a gente que te pueda asesorar y ten en cuenta que el tiempo es dinero; este último solo se puede recuperar en inversiones fructíferas que se conviertan en ganancias en algunas momento.

Concientízate sobre cada centavo que gastas y en qué lo gastas. No se trata de que te vuelvas un paranoico, pero sí que estés sumamente enterado del destino de tus ingresos y egresos.

Sigue todos estos consejos para que seas un emprendedor preparado, te comas al mundo y este no sea el que te devore a ti. ¡Inténtalo!

Te puede interesar: