Procrastinar, ¿Cómo Impacta en los Negocios?

Publicado por

Procrastinar puede ser todo un problema para el emprendedor que persigue el éxito. Parte de los conflictos surgen cuando no asumimos que debemos resolver las cosas hoy en vez de dejarlas para mañana.

La postergación de los asuntos importantes en los negocios es la manera correcta de dirigirse directo al fracaso. Clic para tuitear

Los negocios exitosos toman sus decisiones en el momento adecuado y ejecutan sus acciones el día de hoy. Tampoco quiero que sobre reacciones o te alteres, simplemente piensa fríamente qué debe hacerse ahora y qué debe hacerse mañana.

Cómo ser Disciplinado • Descubre Cómo Dejar de Procrastinar

¿Qué pensarías si te digo que Jeff Bezos es un procastinador? Haces bien en no creerme, pues de esa manera no sería la persona que conoces actualmente.

A continuación te explicaré aquellos aspectos que abarca este mal hábito que nos persigue diariamente.

¿Qué es procrastinar? 

En la vida se necesita establecer prioridades para definir qué es lo más importante y urgente que debemos hacer primero. Clic para tuitear

Quizá puedes confundirte en que tanto lo importante como lo urgente debe atenderse inmediatamente, pero es haciendo lo importante que reducirás los aprietos a largo plazo.

“El secreto de la productividad: si haces lo importante puedes reducir lo urgente”, expresa el consultor y autor Jordi Sánchez.

Cuando procrastinamos quiere decir que estamos postergando alguna actividad que podría estar alargando nuestro tiempo límite o entorpeciendo una elaboración eficiente de una tarea determinada.

Bajas tu cantidad y calidad de producción cuando empiezas a procrastinar. Si pretendes ser un buen emprendedor debes mantener constancia, efectividad y una energía que te impulse.

Esta mala costumbre se puede dar en todas las personas y no solo tiene que ver con el campo de los negocios. En tu vida diaria has dejado cosas para después viéndote en aprietos posteriormente por no tener tiempo suficiente para finalizar dichas cosas.

Uno de los factores que lo ocasionan a nivel mental puede ser el temor al fracaso, falta de conexión a la realidad, miedo al compromiso, e incluso, la misma ansiedad. ¿En cuál estado emocional te encuentras tú?

Ejemplos de procrastinación

Kodak es la empresa destinada al diseño, producción y comercialización de equipos fotográficos que dominó el mercado de películas fotográficas durante todo el siglo XX.

Sin embargo, el hecho de procrastinar les jugó una muy mala pasada con el advenimiento de la época digital. Aunque ellos fueron uno de los pioneros en cámaras digitales, dejaron para después su decisión de adaptarse a las demandas del futuro.

Kodak no quería dejar atrás el sistema de fotografías en rollos pensando que eso perjudicaría su negocio, pero lo que realmente los afectó fue no movilizarse hacia el mercado digital. Esto produjo que fuesen desplazados por grandes compañías como como Sony, Nikon o Canon.

Otro caso es el de Nokia, compañía multinacional de comunicaciones y tecnología, quien en plena época de modernización desarrolló un sistema operativo llamado Symbian. Este no se comparaba con iOS de Apple o el Android de Google.

Por ende, su procastinación a la hora de tomar decisiones y ejecutar planes que los adaptaran a las nuevas demandas del público les hizo perder su posición. Fueron relegados por debajo de Samsung y las ventas disminuyeron considerablemente.

Cinco pasos para dejar de procrastinar

  • Paso 1: No planifiques la tarea que vayas a hacer si dura menos de dos minutos. Luego las puedes extender hasta diez, pero en la medida que apliques esta disciplina tendrás menos cosas para postergar.

La falta de organización en las prioridades te hace cometer el error de colocar como prioridad cosas que no son tan relevantes para el cumplimiento del objetivo más apremiante.

Sé sincero contigo mismo, pisa tierra fimer e identifica qué es lo primordial que debe atenderse: ¿hablar con los empleados que presentan fallas?, ¿hacer una junta con las cabezas principales para analizar fallas? ¡Escoge y ve tras ello!

  • Paso 2: Vence la fatiga mental elaborando solo un poco de la labor que tienes encomendada para este día.  Mientras más te concentres, más rápido avanzarás y en un abrir y cerrar de ojos ya habrás finalizado. No lo pienses demasiado.

Sucede muchas veces que gastamos más tiempo y, sobre todo, energía, pensando en cuánto nos tardaremos haciendo determinada tarea. Esto solo te produce más fatiga mental y un período donde fácilmente hubieras completado el objetivo.

  • Paso 3: Decide si vale la pena llevar a cabo aquel pendiente que llevas posponiendo por días y define si todavía servirá de algo hacerlo. Aterriza, conócete a ti mismo y determina qué sirve para el proyecto y qué no.

Ocurre en ciertas ocasiones que te fijas en una idea que pierde razón de ser. Simplemente ya no importa si la ejecutas o no, pues perdiste contacto con las verdaderas necesidades de tu empresa.

Es importante analizar cuáles son tus requerimientos inmediatos que son relevantes y cuáles no vale la pena desarrollar como tal.

  • Paso 4: Administra tu tiempo porque vale oro. Si te das cuenta de cuántos minutos u horas al día inviertes en realizar tal o cual tarea podrás escoger sabiamente la que se terminará hoy y la de mañana.

No te sobrecargues ni lastimes tu psique en el proceso. Trabaja a tu ritmo, sin pausa pero sin prisa. Si te llenas de ansiedad, una vez más, no estás haciendo el trabajo, sino, procrastinar.

  • Paso 5: Así como tienes que controlar tu ritmo de trabajo y productividad, tienes que esforzarte por tratar bien a tu cuerpo. Si estás cansado, hambriento o en mal estado de ánimo, dudo mucho que vayas a terminar algo el día de hoy.

Aliméntate bien, toma vitaminas, encuentra alguna actividad fuera de tu horario de trabajo para que puedas darle paz a tu mente y recargar las baterías. Tu energía será el impulso que te lleve a cumplir las metas fijadas.

¿Qué dice la Psicología de la procrastinación?

Aplazar las cosas se puede volver un signo de ansiedad que perturba la fluidez de nuestra cotidianidad. Esto empeora cuando somos ignorantes de la realidad de las cosas y pensamos verdaderamente que mañana las tareas saldrán mejor que hoy.

“Es un trastorno del comportamiento que a todos nos afecta en mayor o menor medida en alguna ocasión, y que en términos más populares le solemos llamar pereza”, se expresa en el portal Psicoativa.

Todas las personas hemos atrasado alguna entrega o actividad en ciertos momentos de nuestras vidas; cada quien lo hace en menor o mayor medida. Los problemas comienzan cuando se vuelve una tendencia que nos gobierna.

Si llegas a este extremo, quiere decir que te has convertido en alguien sumamente evasivo que carece de organización y quizá necesites ayuda psicológica para salir de esto. Es normal y saludable recibir ayuda de este tipo de vez en cuando.

En casos límites podrías ver a personas que nunca hacen los quehaceres diarios o no compran productos que se agotaron en sus casas. Esto hace que la gente se descontrole y pierda noción de lo que le rodea. Además de que no son conscientes de sus responsabilidades.

Ahora imagínate todo esto vinculado a una empresa. Si eres la figura del líder los demás esperan de ti que seas el primero en ser puntual y tomar decisiones al momento. Aunque es muy exigente, eventualmente con la práctica puedes llegar a hacerlo.

Por otro lado, si eres parte del grupo siguiendo las instrucciones de un líder, apenas se te asigne tu labor, no la dejes para después y desarróllala aunque sea poco a poco.

Conclusiones

Procrastinar es un mal hábito que le sucede a todas las personas en su vida diaria y que puede estar saboteando la proyección de tu negocio. Vuélvete consciente de por qué lo haces y toma medidas al respecto. Nunca está de más pedir ayuda a gente profesional.

Como has visto, hasta las más grandes empresas pasaron por esta acción de postergar las cosas y, en algunos casos, esto les costó pérdidas importantes. Si ellos cometieron ese error, ¿crees que sería buena idea dejar las cosas para otro día?

Para ser un buen emprendedor tienes que organizarte, planificarte, obtener una visión general del panorama, tomar en cuenta los pros y contras, vencer la pesadez mental, además de la desmotivación.

Un buen emprendedor y líder debe canalizar sus energías para que el trabajo salga eficientemente y a tiempo con un buen equipo que lo respalde. Imagina tener a todo un grupo de gente que espera que seas su ejemplo y seguirte los pasos.

No tomes en cuenta todos los proyectos y concéntrate en el objetivo general que vale la pena llevar a cabo. El hábito de procrastinar se convertirá poco a poco en un estado mental inusual que podrás vencer fácilmente. ¡Anímate!

Te puede interesar:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *