negocio existente

Comprar un Negocio Existente: Puntos Clave y Consejos

Publicado por

Ciertamente, comprar un negocio existente supone un menor riesgo que comenzar una empresa desde cero. Si estás iniciando en el mundo de los negocios, esta puede ser una excelente opción para invertir, pues trae consigo numerosas ventajas que te explicaremos a continuación.

Consejos para comprar un negocio existente

Para emprender no siempre es necesario comenzar desde cero. Por ello, un negocio existente puede ser tu mejor opción. Este proceso te permite saltarte pasos. Sin embargo, es necesario seguir una estructura.

La compra de un negocio existente puede ser una gran alternativa para emprender, pues a diferencia de optar por comenzar una empresa desde cero, te permite tomar un proyecto que ya ha ejecutado una serie de pasos que disminuyen el riesgo. Clic para tuitear

A continuación presentamos 12 consejos que deberías tener en cuenta al comprar un negocio en marcha:

1. Evalúa el resumen financiero del negocio que vas a adquirir, así como el pago de impuestos de los últimos cinco años. Esto te permitirá analizar la situación financiera de la empresa, al igual que su comportamiento.

Un dato importante es comprobar que los datos obtenidos estén acompañados por una certificación hecha por un contador. Esto último aumentará la buena reputación del negocio que vas a adquirir.

2. Revisa las fechas de las facturas emitidas.  Esto es esencial pues te permitirá conocer las cuentas por pagar y por cobrar del negocio en cuestión.

Recuerda que las fechas de pago de una empresa suelen ir de 30 a 60 días.

3. Observa el movimiento de trabajo de los empleados del negocio, pues estos son un activo relevante en una empresa.

Es bueno que tengas claro 5 puntos clave:

  • ¿Cuánto tiempo tienen trabajando en la empresa?
  • ¿Cuántos de ellos se quedarán en el negocio cuando lo adquieras?
  • ¿Qué puedes ofrecerles como nuevo propietario?
  • ¿Qué iniciativas tendrás para agilizar el trabajo?
  • ¿Hace falta que contrates nuevos empleados?

4. Los clientes son uno de los activos más importantes del negocio. Estos deben ser sólidos y representar un beneficio para la empresa que adquirirás.

Si la mayoría de los clientes son solventes o, en su defecto, pagan con retraso, es probable que la mayoría de ellos representen estabilidad para tu empresa. De lo contrario, es mejor que te centres en buscar otro negocio.

5. La ubicación del negocio es un punto que debes estudiar con detenimiento, pues es crucial para el éxito de la empresa.

Plantéate si el sitio donde se encuentra es el ideal. De igual forma, pregúntate qué beneficios trae el lugar en el que está.

6. Las instalaciones de la empresa que piensas comprar dicen mucho sobre el éxito que esta tiene y tendrá. Observa con detenimiento los bienes físicos que componen el negocio y piensa qué te gustaría cambiar.

Tener una buena primera impresión es lo ideal, sin embargo, si hay trabajo de mantenimiento por hacer, tenlo en cuenta dentro de tu presupuesto.

7. Evalúa el entorno competitivo de la empresa que adquirirás y presta especial atención a los movimientos de esa industria. Es importante que conozcas los riesgos y los beneficios del sector donde se ubica el negocio.

Conocer los problemas y oportunidades que podrían presentarse es imperativo.

8. Comprueba que todos los requisitos legales estén en regla. Además, revisa que dichos documentos puedan ser transferidos a tu persona.

Luego de tener eso claro, estipula cuál y cómo será el movimiento de transferencia y cuánto te costará cumplir con los reglamentos pertinentes.

9. Habla con los clientes, proveedores y competidores de la empresa que tienes en mente. Asimismo, habla con dueños de otras empresas del mismo sector que te den fe del funcionamiento de la empresa.

La forma en la que se percibe un negocio es crucial para tener éxito en tu nueva adquisición.

10. Planifícate a la hora de comprar una empresa existente y organiza un plan de acción para hacerlo. Actuar de forma impulsiva trae numerosos riesgos.

Evalúa los costos del negocio antes de actuar y compara lo que te ofrece el vendedor con la realidad del asunto.

Es una buena opción buscar ayuda en expertos en el tema que auditen el estado real del negocio. De igual forma, conocer numerosas opciones y comparar precios es necesario para escoger la mejor empresa.

11. Actúa en función de potenciar al máximo la inversión. Un negocio en marcha no es garantía de éxito si no se trabaja para lograrlo. Es importante analizar la manera en la que ha venido actuando el negocio y ver qué es necesario cambiar.

Por ello, debes hacer un nuevo plan de negocios, tomando en cuenta lo ya hecho, pero iniciando con las transformaciones necesarias.

Es fundamental que a la hora de comprar una empresa existente organices un plan de acción para hacerlo de la manera adecuada y potenciar al máximo la inversión. Clic para tuitear

12. Estudia el comportamiento del flujo de caja de los últimos 3 años para tener claro el manejo de activos y pasivos.

Igualmente, visualiza las ganancias de la empresa en distintos escenarios y plantéate un plan de acción para los próximos 3 años.

Riesgos de comprar un negocio existente

A pesar de las numerosas ventajas que trae consigo la compra de un negocio establecido, esto también tiene una serie de riesgos.

Estas son algunas de las desventajas de comprar un negocio existente:

  • El costo puede ser mucho más alto que el que tendría comenzar un negocio, pues trae consigo una serie de procedimientos ya hechos que tienen un costo.
  • Nada asegura que los clientes que ya tenga esa empresa seguirán allí. Esto depende en gran medida del trabajo que hagas, sin embargo, los clientes pueden irse rápidamente con el antiguo dueño.
  • Así como puedes adelantar numerosos pasos, también puedes adquirir numerosas deudas que quizá no puedas cobrar.
  • El negocio trae consigo una reputación que no depende de ti. Debes trabajar en mantenerla o en cambiarla dependiendo el caso.
  • Cambiar los métodos de trabajo puede ser muy difícil. Los clientes y los empleados tienen una manera establecida de trabajar. Cambiarla puede ser muy difícil, pues seguramente la mayoría tenga años haciéndolo de esa manera. Además, los empleados tienen una serie de derechos adquiridos que debes respetar.
  • Comprar un negocio existente significa encargarse de todo lo que ya haya construido su antiguo dueño. De manera positiva o negativa, todo pasa a ser tu responsabilidad, desde el pago del personal hasta las deudas adquiridas que pasan a ser tuyas.
Adquirir un negocio existente trae consigo una serie de riesgos, entre ellos la reputación que ya tiene la empresa y las responsabilidades que esto contrae. De manera positiva o negativa, todo lo que contenga pasa a ser tu responsabilidad. Clic para tuitear
  • Muchos vendedores ofrecen solo una parte de su negocio, cosa que se convierte en un gran riesgo. Esto supondría un gasto mayor por el uso de la marca, el alquiler y la firma de contratos periódicamente.
  • En el peor de los casos, las cuentas que te ofrezca el dueño de la empresa que quieres adquirir pueden estar manipuladas. Lo normal (y lo ideal) es que esto no suceda. Sin embargo, es necesario que conozcas los motivos de la venta del negocio para evitar este riesgo.
  • Puedes encontrarte con planes de negocios desactualizados. Es probable que el negocio que comprarás no cumpla con las nuevas tendencias comerciales y competitivas.

Formas de comprar un negocio

La compra de un negocio existente puede darse de distintas maneras según las especificaciones que estos contraigan. Estas son algunas de las opciones:

  • Venta de activos físicos: La empresa vende sus instalaciones, maquinaria, inmuebles, vehículos, entre otros, de forma independiente. Estas son ventas parciales o unipersonales, según el dueño del negocio.
  • Venta de activos intangibles: Se venden marcas, maneras de producción, una patente, bases de datos, entre otros.
  • Venta de sociedad: Si la empresa en cuestión está legalmente considerada una sociedad, puede venderse completamente. Esta venta puede incluir todos los activos, tangibles o intangibles, u ofrecer una participación en la empresa.

  • Transferencia sin costo: Puede ocurrir el caso de que un negocio esté cerrando porque no alcanza el objetivo planteado. En este caso, el traspaso se puede hacer sin pagos o contratos de por medio. Esto facilita que ambas partes obtengan beneficios.
  • Transferencia informal: Esta no es la manera más adecuada legalmente, sin embargo, es bastante utilizada. Consiste en vender la empresa sin formalizar esta transacción bajo ninguna figura de autoridad. Esto permite reducir los costos de la venta y aumentar su rapidez. Cabe destacar que esta operación trae consigo numerosos riesgos.

Aspectos legales de adquirir un negocio en México

Se ha reiterado la importancia de cumplir con los requisitos legales. Por ello, presentamos los aspectos fundamentales con los que debe cumplir tu negocio según las leyes mexicanas:

  • Inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), según el sector de tu empresa.
  • Inscripción en el Registro Estatal de Causantes (REC).
  • Solicitud de licencias de uso de suelo, edificación y construcción en el municipio correspondiente. Esta licencia expira luego de dos años.
  • Licencia de adquisición y apertura.
  • Inscripción en el Registro Empresarial ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
  • Si es el caso, aval de la Secretaría de Salud. Esta licencia dura dos años.
  • Inscripción en el Sistema de Información Empresarial Mexicano.
  • Registro de propiedad.
  • Declaración de la adquisición del negocio.
Entre los numerosos trámites con los que debes cumplir si compras un negocio en México, destacan la Licencia de adquisición y apertura, el Registro de Propiedad y la Declaración de adquisición del negocio. Clic para tuitear

Además, deberías conocer las leyes vinculadas con:

  • Sociedades mercantiles
  • Adquisición de negocios
  • Impuestos
  • Propiedad Industrial
  • Protección de datos
  • Trabajo
  • Seguridad Social

Conclusión

Adquirir un negocio existente tiene numerosas ventajas, pues te permite comenzar con un trabajo previo, que te evita una serie de pasos.

En la mayoría de los casos, este trámite tiene más beneficios que problemas, sin embargo, si no se realizan los procedimientos adecuados, los riesgos pueden ser muchos.

Asimismo, cumplir con la normativa pertinente es un paso fundamental para adquirir un negocio existente.

En definitiva, si manejas correctamente los procedimientos necesarios y aplicas estos consejos, la adquisición de un negocio existente puede convertirse en tu mejor aliado para emprender en el mundo empresarial.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *